Nuevo parque comercial en Ourense

Un nuevo Parque Comercial abrirá sus puertas en el primer semestre de 2019, ubicado en uno de los polígonos industriales más antiguos de Galicia, San Cibrao das Viñas, a menos de diez minutos del centro de la ciudad de Ourense.

parqueourense

San Cibrao es actualmente uno de los polígonos industriales más grandes de Galicia rozando los cinco millones de metros cuadrados de superficie total, concentrando más de la mitad de los metros cuadrados industriales existentes en la provincia de Ourense.

El centro se situará en la antigua fábrica de Muebles Calvo sobre una parcela de 40.000 m2 que ha adquirido la empresa que desarrollará el proyecto, Kronos Properties.

Con una inversión que alcanzará los 34 millones de euros y con algo mas de 18.000 metros cuadrados de superficie neta de venta, ofrecerá una oferta variada dedicada a productos de bricolaje, alimentación, hogar, electro-imagen y deportes.

El alcalde de San Cibrao das Viñas, Manuel Pedro Fernández, expresó su satisfacción por este proyecto que “dará impulso ao polígono porque dará actividade e promoverá 250 postos de traballo“

INBISA adquiere el centro comercial Espacio Coruña

El grupo empresarial vasco Inbisa es el nuevo propietario del centro comercial Espacio Coruña. La cifra de la operación no ha trascendido todavía, aunque sí la intención del nuevo propietario de revitalizar e impulsar la actividad del centro con un plan de impulso comercial que pretenden tener en septiembre, y no descartan el cambio de nombre.

Espacio_Coruna

El centro comercial y de ocio Espacio Coruña abrió sus puertas en el 2009, de la mano del grupo holandés Multi Development, con una inversión en torno a 130 millones de euros. Constructora San José fue la encargada de la ejecución. Cuatro años después fue adquirido por Eneas Real Estate. El centro dispone de una SBA, superficie bruta alquilable de 40.000 m2 y dos plazas de aparcamiento, aunque dada la baja ocupación, durante los últimos meses han venido cerrándose incluso plantas casi por completo. Apenas una decena de locales se mantenían abiertos tras la salida de marcas de Inditex, siendo los cines Yelmo y Mercadona los que mantenían cierta actividad, junto a éstos, Berska, Stradivarius, Burger King de los pocos negocios que a día de hoy continuan abiertos.

La venta de Espacio Coruña se adelanta al también cerrado y disponible Dolce Vita,  del fondo Lone Star, situado en el polígono de A Grela, más cerca de Marineda City, ahora en manos de Merlin Properties tras la fusión con Metrovacesa, y que continúa siendo con diferencia, el de mayor tirón comercial de la ciudad.

Por su lado, INBISA es un grupo vasco con más de veinte años de historia, y con experiencia en promoción y construcción de centros empresariales, plataformas logísticas y edificios de oficinas y residenciales.

El auge inmobiliario en Madrid y Barcelona

La inversión en activos comerciales a pie de calle se duplicó hasta alcanzar un nivel récord en 2015. La compra del edificio ubicado en Gran Vía, 32 por Pontegadea por 400 millones de euros supuso el 40% del total. España se mantiene en el ‘top 10’ de mercados objetivos para los grandes operadores de moda.

Las calles de Madrid y de Barcelona más transitadas, turísticas y cotizadas, como son la Gran Vía y Las Ramblas, siempre han sido objeto de deseo para grandes jugadores del sector de restauración y ocio y, desde hace unos años, han acaparado la atención además de las grandes cadenas de moda, que optan por estas avenidas como escaparates de sus tiendas bandera.

La afluencia de estas céntricas vías las convierte en blanco perfecto para albergar los buques insignia de las principales marcas de moda y complementos y, como contraprestación, las históricas avenidas han renovado su oferta y rejuvenecido su imagen.

Paralelamente y coincidiendo con el auge de las flagship stores, el sector del retail ha experimentado de forma generalizada un aumento de operaciones de compraventa de locales de gran tamaño. En concreto, más de veinte nuevas marcas internacionales entraron en España en 2015, de las cuales un 60% optaron por Madrid y un 32% por Barcelona, de acuerdo con un informe elaborado por CBRE.

Con esto, España se mantiene en 2016 entre los diez primeros mercados objetivos para las grandes firmas internacionales.

La próxima gran marca que tiene previsto desembarcar en España es la cadena de moda japonesa Uniqlo. Su primera apertura será una flagship en Barcelona, si bien, el grupo asiático sigue buscando local en Madrid. También han mostrado su interés por entrar en España las marcas italianas Terranova y OVS.

En conjunto, la inversión en high street (activos comerciales a pie de calle) logró un récord el pasado año, con 900 millones de euros invertidos, el doble que el año anterior, en gran parte propiciado por la compra por parte Pontegade del edificio que ahora ocupa Primark en Gran Vía 32 por 400 millones. Sólo esta operación supuso el 40% de la inversión total.

En Barcelona, la falta de producto provocó que la inversión en high street no fuera tan intensa y en la zona se vendieran sobre todo edificios de uso mixto con un componente comercial, como Diagonal 490 o la histórica Torre Muñoz, en Fontanella.

La fuerte demanda y la escasa disponibilidad de oferta prime han provocado que la rentabilidad haya bajado, situándose en torno al 3,5% para los mejores productos, tanto en Madrid como Barcelona. Esta rentabilidad se sitúa, no obstante, por encima de otras plazas europeas como Londres y París, según CBRE.

Gran Vía, nuevo escaparate de los buques insignia de la moda

En la centenaria Gran Vía las tiendas de moda y los hoteles empiezan a rivalizar con restaurantes, cafeterías, teatros y cines para ocupar su espacio en la cotizada calle de Madrid, que en su momento era conocida como el broadway madrileño por la profusión de cines y musicales que albergada y que, en menor medida, hoy en día sigue manteniendo.

En esta carrera por instalarse en la más transitada artería de Madrid, los escaparates de las grandes marcas y los nuevos hoteles de diseño con una imagen más contemporáneos han ocupado los edificios que antes habitaban entidades bancarias, sociedades de seguros o grandes salas de cine.

En este sentido, el tamaño de los edificios de Gran Vía, les convierten en activos más interesantes para alojar los grandes buques insignias de las marcas de moda que, por ejemplo, los inmuebles de la calle Preciados. Según un cálculo de la consultora CBRE, en 2014 y 2015 se contabilizaron inversiones inmobiliarias por valor de 1.100 millones de euros

Sin duda, la operación más relevante de los últimos años fue la compra en enero de 2015 del inmueble de Gran Vía, 32 por Pontegadea. El brazo inversor de Amancio Ortega, el fundador y máximo accionistas del gigante de la distribución Inditex, pagó 400 millones de euros por este activo. Es este edificio el que ha escogido Primark para situar su flagship, con cinco plantas distribuidas en 12.400 metros cuadrados. Esta megatienda ha llegado a ser, incluso, una atracción turística y en los meses posteriores a su apertura provocó atascos y colas a sus puertas.

Siguiendo este ejemplo otras marcas se han instalado en el último año en Gran Vía. Por ejemplo, la cadena de complementos de moda Parfois y la joyería española Tous, han ocupado los número 42 y 38, respectivamente. A estas se suman las aperturas la pasada primavera de la firma de cosméticos Nyx y la tienda de deportes Adidas, que se han instalado en el número 21 y 36 de la madrileña calle.

También el intervalo que va desde la plaza de Callao hasta Plaza España se ha revitalizado en los últimos meses con la llegada de la cadena de regalos y complementos Ale-hop , en el número 74, de la perfumería Druni, en el 61, y la compra del edificio del cine Rex por parte de Axa.

La futura rehabilitación de este edificio, junto con la del polémico Edificio España, que en los últimos dos años ha cambiado de manos varias veces, contribuirá también a reactivar este último tramo de la Gran Vía.

Otras transacciones importantes en Gran Vía han sido la del local número 44, con más de 500 metros cuadrados. Este inmueble, que albergaba una sucursal de Bankia, fue adquirido a principios de año por Hines al grupo Baraka -actual propietario del Edificio España- por casi 40 millones. Por su parte, la Socimi Saint Croix adquirió el pasado mes de marzo otro local ubicado en Gran Vía -en concreto, situado en el número 55- por 13 millones de euros.

Las Ramblas, en el radar de las grandes marcas

Las Ramblas de Barcelona es otra de las grandes vías que empiezan a ganar enteros entre los grandes operadores de moda. El tramo más transitado de esta calle solo es superado por Portal del Ángel, lo que permite a esta artería de Barcelona seguir optando por atraer a más marcas. El interés por localizar sus tiendas en esta calle se suma a la gran saturación de otras calles más comerciales de Barcelona.

La emblemática avenida de la Ciudad Condal empezó a captar el interés del sector retail en 2013, cuando Mango adquirió la propiedad del inmueble situado en el número 132 para convertirlo en flagship. La tienda de Mango, con 2.500 metros cuadrados, se ubicó en un edificio hasta entonces de uso residencial.

Hasta la llegada del grupo presidido y liderado por Isak Andic, la vía había estado dominada por restaurantes, cafeterías y entidades bancarias, dada la gran afluencia de turistas.

La apuesta de Mango por esta vía alimentó el interés de otras marcas por establecerse en Las Ramblas. Así, por ejemplo, el Real Madrid eligió el número 114 para abrir su primera tienda en Barcelona el pasado año. Del mismo modo, la marca de deporte Nike, la tienda de cosmética Flormar y las cadenas de moda Double Agent y Friday’s Project también optaron por esta avenida.

Estos operadores han elegido para abrir su tiendas el tramo medio de la calle, que no era hasta el momento foco para el retail, ya que circuito comercial se centraba más en la parte superior de Las Ramblas, donde desembocan las calles de Portaferrisa, Portal del Ángel y Plaza Cataluña, gran eje de consumo.

De acuerdo con el estudio CBRE, a medio plazo se cerrarán más operaciones que permitirán extender el eje comercial de la ciudad. Según la consultora, existe mucho interés por parte de los comerciantes, así como mucho apetito inversor por la zona.